Javier Celaya, antiguo alumno del Grado en Arquitectura, seleccionado por el Gobierno Japonés con una beca para estudiar en la Universidad KEIO de Tokio 

Javier Celaya Morón, antiguo alumno de Arquitectura

Javier Celaya Morón, antiguo alumno de Arquitectura, ha sido seleccionado por el Gobierno Japonés para disfrutar de una beca, con la que investigará sobre “Patrones arquitectónicos emergentes: el papel de la pequeñez en los distritos comerciales de Tokio”, en la Universidad KEIO de Tokio.  

¿En qué colegio estudiaste?, ¿ya sabías en tu época escolar que te querías dedicar a la Arquitectura? 

Estudié en el Colegio San Agustín, en Madrid, en la calle Padre Damián; y sí, por aquel entonces ya tenía la certeza de que iba estudiar Arquitectura. Cuando tenía seis años, mi tutora concertó una reunión con mis padres y les dijo que yo tenía que ser arquitecto. Es curioso cómo a veces suceden las cosas. Creo que, de un modo u otro, mi vocación siempre ha estado conmigo.

¿Cómo conociste la UFV? Empezaste con una Beca de Excelencia, ¿cómo recibiste esta noticia?

Gloria Vázquez, hermana de uno de mis mejores amigos, estudiaba Arquitectura en la UFV y me habló muy bien de la carrera. Recibir la Beca de Excelencia fue lo que me ayudó a decidir estudiar aquí.

¿Qué destacarías de tu paso por la UFV?

Sin duda, lo que más destacaría son los viajes de Arquitectura que se organizan cada año. Un arquitecto debe viajar, y la Arquitectura debe vivirse en persona. Recuerdo que hará aproximadamente un año tuve la oportunidad de hablar con Shigeru Ban, Premio Pritzker 2014, con quien estuve colaborando de prácticas, y llegado un momento nos dijo: “Al igual que para convertirte en un gran cocinero tienes que haber probado buena comida, para convertirte en un gran arquitecto tienes que ver buena arquitectura. Si queréis ser buenos arquitectos tenéis que viajar y verla.”

¿Qué recomendarías a un alumno que empieza ahora a estudiar Arquitectura?

Si tuviera que decir algo a los nuevos alumnos sería lo siguiente: la carrera de Arquitectura es dura, no dejéis que vuestro paso por ella diluya los sueños que lleváis con vosotros en los primeros años. No solo es posible que los consigáis, sino que es necesario que mantengáis la mirada fija en los momentos difíciles; y la clave al final reside en vosotros mismos, pero debéis asumir esa responsabilidad personalmente para hacerlo posible. Arquitectura no es una carrera que se saque adelante con talento, sino con esfuerzo, y lo bonito del esfuerzo es que todo el mundo puede hacerlo.

¿A qué profesores recuerdas con especial cariño?

Me gustaría dar las gracias a Emilio Delgado, porque mi paso por su estudio en 2014, estando de prácticas, me llenó del valor suficiente para dar mi primer paso en Japón al año siguiente y he aprendido grandísimas lecciones de él. También quisiera agradecer a Manuel de Lara, porque él fue la primera persona a quien confié mi inquietud por viajar a Tokyo a aprender de los arquitectos y maestros que más admiraba, y cuyo ánimo ha significado para mí mucho más de lo que pueda expresar. Y, por supuesto, agradecer también a Felipe Samarán por haber estado siempre ahí, desde el primer año en que me dio clase hasta el último en que fue Jurado de mi Proyecto de Fin de Grado, y no ha habido un solo día en que no haya contado con toda su confianza y apoyo.

El Embajador del Japón en España, Excmo. Sr. Masashi Mizukami, junto a los dos alumnos becados.

Cuéntanos en qué consiste la beca que has obtenido

La beca, financiada por el Ministerio de Educación Japonés, está dirigida a Graduados que desean investigar en Japón y llevar allí a cabo sus estudios de posgrado. Cubre la totalidad de los gastos de estudio en el país, así como el viaje y la estancia en el mismo. El título de mi investigación es “Patrones arquitectónicos emergentes: el rol de lo pequeño en los distritos comerciales de Tokyo” y el propósito es investigar cómo, por medio del diseño de arquitecturas pequeñas y auto-organizadas en entornos de alta densidad, es posible propiciar fenómenos bottom-up que tengan su impacto en el desarrollo y mejora de las ciudades.

¿Te interesa Japón? 

Entré al Grado en Arquitectura en el año 2010, el mismo año en que los arquitectos Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa ganaron el Premio Pritzker. Ellos fueron los primeros grandes arquitectos extranjeros de los que oí hablar, y mi interés por la Arquitectura Japonesa no hizo más que crecer desde entonces. Cuando en el año 2014 Shigeru Ban fue laureado con el Premio Pritzker también, recuerdo que me asombró el impacto social que sus proyectos de arquitectura de emergencia habían tenido a nivel internacional, y me di cuenta del papel importante que tiene la Arquitectura a la hora de mejorar la vida de las personas. Fue en ese preciso instante que decidí que tenía que viajar a Japón.

¿Qué esperas encontrar en esta experiencia? 

Crecer a nivel personal y profesional. Deseo aprender de la Arquitectura que admiro, enriquecerme de lo desconocido, y contribuir a este campo en la medida de mis posibilidades. Espero que mi paso por Japón me ayude a acercarme un poco más a convertirme en esa mejor versión de la persona que aspiro a ser.

Dejar un comentario

Archivado en Alumnos, General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *