María Lacalle (Vicerrectora UFV): “Mayo del 68 tiene muchas luces, pero también hay algunas sombras en el legado que hemos recibido”

  • El historiador y periodista francés Jean Sévillia ha destacado que la revolución del 68 es, en realidad, una revolución de carácter antropológico.
  • El Congreso se celebra en el campus de la Universidad Francisco de Vitoria, en Pozuelo de Alarcón hasta el sábado 10 de noviembre.
  • Participan más de 350 personas de diferentes nacionalidades.

Madrid, 8 de noviembre de 2018 – Más de 350 personas de diferentes nacionalidades han asistido al primer día del Congreso Internacional “50 años de mayo del 68. Una época de cambios, un cambio de época” que se ha inaugurado en la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid).

María Lacalle, presidenta del Congreso, y Daniel Sada, rector de la UFV.

Este congreso internacional, que se celebrará desde hoy hasta el 10 de noviembre, abordará los numerosos cambios que en diferentes ámbitos de la sociedad se han producido en los últimos 50 años. En la inauguración Daniel Sada, rector de la Universidad Francisco de Vitoria, ha explicado que “queremos arrojar luz porque la Universidad existe para buscar la verdad, que no es hurgar en el pasado, sino intentar comprenderlo para vivir con más plenitud el presente y aportar al futuro”.

Jean Sévillia, ensayista, historiador y periodista francés.

María Lacalle, presidenta del Congreso, ha explicado que a los 50 años de mayo del 68 todavía hay “muchas luces, pero también hay algunas sombras en el legado que hemos recibido del 68. ¿Hay hoy más justicia? ¿Más igualdad? ¿Hay verdadera igualdad? Y si no se hubieran cumplido las promesas que se nos hicieron, ¿tendríamos valor para reconocerlo? Queremos hacer una propuesta mejor, abordarla desde la Razón Abierta, que es lo propio de la Universidad, ofrecer al mundo una concepción plena del amor humano”, ha explicado.

Jean Sévillia, ensayista, historiador y periodista francés, ha pronunciado la conferencia inaugural, en la que ha establecido un marco de lo que ha denominado una triple crisis para explicar el 68: universitaria, social y política; una “revolución de carácter antropológico y en la que el individuo se erige él mismo como autoridad, se transforma en el valor supremo, que pasa de deberle algo a la sociedad a reclamárselo, en un espíritu de contestación que, en buena medida, permanece hasta nuestros días”.

Kuby, escritora y socióloga alemana, y Paola Binetti, catedrática de Historia de la Medicina y las Ciencias Humanas, y senadora italiana.

En la segunda parte de la mañana Gabriele Kuby y Paola Binetti, han analizado las causas de la revolución sexual. Kuby, escritora y socióloga alemana en una intervención titulada “De la revolución sexual a la revolución global” ha destacado que vivimos una época en la que un nuevo totalitarismo se está infiltrando en nuestra sociedad y está socavando también las estructuras políticas. Esta ideología hunde sus raíces en la revolución del 68, no tiene límites y propicia una mayor intervención estatal y la existencia de individuos cada vez más proclives a la manipulación. Kuby también ha denunciado que en la Iglesia también se ha infiltrado este tipo de ideología, aunque ha terminado con una visión esperanzadora porque, a pesar de todos los problemas, los seres humanos seguimos deseando el amor verdadero.

Paola Binetti, catedrática de Historia de la Medicina y las Ciencias Humanas, y senadora italiana, ha ahondado en las causas de la crisis de la familia. Binetti ha subrayado que en este tiempo ha prevalecido la cultura del deseo sobre la cultura de la responsabilidad. Con numerosos ejemplos ha descrito la dificultad que hoy tienen muchos jóvenes para acceder al mundo del trabajo, en parte por la falta de empleo pero, sobre todo, por la falta de maduración y de recursos efectivos al entrar en una sociedad para la que no se encuentran preparados. “Los hijos han huido de la que consideraban “esclavitud” de sus familias y se han visto inmersos en la “esclavitud de la soledad”. Es muy necesario que nos queramos y nos cuidemos a nosotros mismos pero la idea de que podemos ser autosuficientes y vivir sin los demás es una fantasía que nos han vendido. Igualmente es muy justo reclamar igualdad, por ejemplo, en los salarios de hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo, pero es igualmente fantasioso tratar de negar la diferencia existente entre el hombre y la mujer, su complementariedad y el estilo distinto que tienen de hacer las cosas”.

Esta tarde el Congreso continúa con una mesa redonda donde se tratarán temas como la banalidad de la sexualidad, la fragmentación familiar y el invierno demográfico, y la distorsión de la maternidad y la paternidad. Asimismo, se abrirá un diálogo sobre las víctimas de la revolución sexual, y se presentarán diversas comunicaciones.

Podrá seguirse el congreso en redes en twitter e instagram @68UFV y #Tenemosquhablar

Dejar un comentario

Archivado en General, Noticias, Noticias 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *