Entrevista a Sunah Park, alumna de intercambio en la UFV

Sunah-web

Sunah Park, estudiante coreana en Periodismo y Literatura de la Universidad Hallym de Seoul, nos cuenta su interesante experiencia en España. Vino a la UFV para un semestre. Como no podía seguir las mismas asignaturas que en Corea decidió estudiar Recursos Humanos y Management intercultural.

¿Por qué haber hecho un intercambio internacional ? ¿Con qué expectativas viniste?

Me fui de intercambio porque quería vivir una experiencia nueva lejos de casa. Quería cambiar mi rutina, tener nuevas perspectivas sobre el mundo. En Corea trabajo en una asociación que acoge a alumnos extranjeros, y allí también me entraron las ganas. Pero ha sido un poco difícil al principio porque hay muchas diferencias culturales entre Asia y Europa.

¿Por qué ese destino?

Decidí venir a España primero porque quería aprender el español y luego por el clima que tenéis. También porque me habían dicho que los españoles eran amables, lo cual pude comprobar. Elegí Madrid porque está en el centro de España y resulta más práctico para viajar. Hubiera podido irme Barcelona pero decidí que no por el catalán y porque tengo fobia del mar.

¿Qué descubriste de la cultura del país? ¿Qué más te gusta de esa misma?

Descubrí muchas cosas pero entre las que más me sorprendieron destacó el hecho de que los españoles tienen una vida muy relajada. La puntualidad, por ejemplo, no es algo que manejan bien. Ahora estoy acostumbrada pero al principio me ponía de los nervios. También la vida en Corea es como una jungla: hay mucha competición entre la gente. Pero a la vez la gente es más respetuosa. Lo que me sorprendió también mucho es que aquí en España la gente no tiene miedo a expresarse, y de todas las formas.  No solo dicen lo que piensan sino que también se expresan con su manera de vestir, de peinarse, o con tatuajes y piercings. En Madrid encontré mucha diversidad y eso es la vida.

¿Qué te aportó esa experiencia internacional a nivel personal y profesional?

A nivel personal me permitió tener nuevas perspectivas sobre el mundo y la gente. Es un gran paso en mi vida. He tenido que construirme un nuevo mundo. Aprendí a ser valiente, a cambiar mi comportamiento, mi filosofía, mis creencias. He tenido que hacer muchos esfuerzos para abrirme y relacionarme con la gente. En Corea solo seguía la norma, aquí pude pensar en mi futuro y plantearlo de otra forma. También aprendí a cocinar, porque si no pasaba hambre. A nivel profesional, puesto que no pude seguir la misma carrera que en Corea, aprendí muchas cosas nuevas, lo que es una ventaja para mi experiencia y mis conocimientos.

¿Qué diferencias relevantes del sistema educativo entre las dos culturas notaste?

Como decía antes aquí en España la gente no tiene ningún problema para expresarse. Me sorprendió, por ejemplo, cuando durante la clase los alumnos hacían preguntas. En Corea todas las preguntas que tienes las haces al final de la clase, en persona con el profesor para no molestar. También los españoles se quejan mucho cuando un profesor da deberes, lo que es inimaginable en Corea. La relación del profesor con el alumno es mucho más respetuosa allí. A nadie se le ocurriría llamar al profesor por su nombre. Sin embargo, también somos más estrictos en cuanto a los formatos que tienen las clases. Los profesores solo utilizan textos como herramientas de apoyo, y en el mejor de los casos un PowerPoint. Mientras que aquí los soportes son más flexibles y multimedia.

¿Recomendarías la experiencia? ¿Por qué?

Si, aunque durante los primeros días fue un poco duro. Por las diferencias enormes entre ambas culturas. También porque al principio la gente me miraba con curiosidad y me excluía un poco. Al ser asiática la gente piensa que no sé hablar inglés y que no me puedo expresar, ¡pero no es verdad! Al principio fue difícil acostumbrarse porque nadie entiende tu mundo. Pero luego te adaptas, te abres y conoces a la gente. Es una experiencia que te hace madurar porque tienes que salir adelante de los problemas y las dificultades. Eso te hace más fuerte.

¿Nos puedes dar algún consejo para los futuros alumnos que se vendrán de intercambio?

Para los próximos asiáticos que vendrán les puedo aconsejar el no tener miedo. Al fin y al cabo es una experiencia muy positiva. ¿Cómo me podré olvidar de este país tan bonito? Otro consejo es que hay que salir con la gente para no aislarse, aunque es difícil. Y sobre todo ser más “agresivo”, no tener miedo a expresarse, para que la gente se acuerde de ti.

Define tu experiencia en algunas palabras

Fue una experiencia agridulce, porque al principio fue difícil pero luego descubres muchas cosas y aprendes sobre ti.

Para las fotos: cuál es tu lugar favorito del campus de la UFV? (Por qué?)

Los sofás del edificio E, porque es un lugar muy confortable, perfecto para la reflexión.

Dejar un comentario

Archivado en Alumnos, Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *